domingo, 11 de septiembre de 2011

La independencia del niño

La independencia es una conquista y ésta sólo se adquiere cuando el niño tiene experiencias propias, experimenta por sí mismo. El ser humano es libre cuando se realiza a sí mismo a través de sus experiencias, se desarrolla y no depende de las cosas.

Esta conquista del niño empieza desde su nacimiento liberándose del vientre de la madre. Otros pasos de esta conquista son el caminar y el lenguaje por el cual el niño se comunica expresando sus sentimientos y deseos.

Pero para que el niño conquiste esta independencia debemos proporcionarle un ambiente adecuado y proporcionado a su tamaño en el cual pueda trabajar continuamente.

Un ejemplo de situación que obstaculiza la independencia del niño sería el que nosotros colocáramos un material en un estante muy alto en donde el niño necesitara ayuda para bajarlo, entonces el niño dependería del adulto. 

En cambio, un ejemplo del material que usamos en el salón de clases para favorecer su independencia es el de los Marcos: con ese material aprende a vestirse solo, a amarrarse las agujetas, el suéter, etc., pero estos materiales no solamente tienen como propósito éste sino muchos otros.

El niño tiene oportunidad para decidir lo que quiere para su desarrollo y así ejercita la libertad; puede manejar su ambiente.

La Independencia es la base de la libertad, el amor a una persona; la libertad es la realización de la personalidad total. La libertad va con las leyes de la naturaleza y el hombre tiene una guía interna, un “maestro” que conduce a la independencia y libertad, el niño conduce su desarrollo por medio del ambiente y necesita a un adulto que lo guíe pero conservando su independencia y libertad. Para que el niño pueda tener una libre elección debe tener un orden y concentración.

Para esto existen los límites, que ayudan al niño a orientarse y obtener seguridad en sí mismo ejercitando así su libertad para que él sepa qué hacer o qué no hacer y qué es lo que quiere o lo que no quiere. 

Hay límites generales y personales ya que cada niño es diferente; se debe observar si éstos se respetan o no. Con éstos límites los niños miden al adulto por eso es muy importante que los respeten al igual que la guía.

Ayúdame a hacerlo por mí mismo” María Montessori.

Apenas el niño ha adquirido la independencia de las funciones el adulto que quiere ayudarlo se convierte en un obstáculo para él” Maria Montessori.

Estela Ortiz de Zárate Espinoza
Guía de Taller 2 en COEDI

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por participar en Coedi-Blog