martes, 10 de mayo de 2011

Trabajar o jugar en Montessori

Trabajar o jugar en Montessori

Muchas personas están confundidas sobre el papel del juego en el método Montessori: Hay quien parece creer que los niños simplemente se pasan el día jugando y no aprenden nada; otros, que saben algo más acerca de las teorías de Montessori (interpretadas incorrectamente), creen que los ambientes de trabajo son lugares donde a los niños se les hace trabajar todo el tiempo y no se les permite en absoluto jugar.

“Jugar”, por supuesto, se puede interpretar de formas diferentes. Cuando se utiliza para referirse a una actividad adulta, generalmente significa tomar parte en un juego estructurado que requiere habilidades físicas o mentales o desempeñar un papel; sin embargo, cuando se utiliza para referirse  a la actividad de un niño, se entiende normalmente que significa algo que no tiene importancia.

Por otra parte, investigaciones sobre el juego han demostrado que, para el niño, el juego es una actividad agradable, voluntaria, con una finalidad y espontáneamente elegida. Con frecuencia es también creativa e implica solución de problemas y aprendizaje de nuevas habilidades físicas.

El juego es muy importante para el niño puesto que le ayuda a aprender nuevos conocimientos y ponerlos en práctica, a adaptarse socialmente y a superar problemas emocionales, especialmente en juegos imaginativos, tales como jugar a papá y mamá con las muñecas.

Las interpretaciones erróneas de las ideas Montessori tienen dos orígenes: El primero es la forma tan rígida en la que algunas guías (profesores) Montessori han insistido en presentar los materiales de trabajo, sin dejar espacio alguno para el descubrimiento o la creatividad. Como padres, tienen una ventaja en esto, puesto que no están restringidos en absoluto a usar los materiales Montessori y pueden adaptar libremente sus ideas a las circunstancias de su hogar; la segunda fuente de interpretaciones erróneas proviene de los propios escritos de María Montessori ya que ella utilizaba con frecuencia la palabra “trabajo” con relación a las actividades de los niños: “El juego satisface solo una parte de la naturaleza de uno, el trabajo va a más profundidad y proporciona satisfacción al ser total de uno”; cuando se utiliza la palabra “trabajo” en este contexto no se está empleando en su sentido adulto sino se aplica al aprendizaje.

Las actividades en que se ocupan los niños en los ambientes Montessori pueden etiquetarse como "trabajo" por quien conoce realmente los principios del modelo eductivo pero, al visitar y observar el ambiente preparado, probablemente, a cualquier otra persona las actividades le parecerían más un “juego”.

Para Montessori, ambas palabras eran sinónimas: el juego es el trabajo del niño, simplemente porque es el medio por el que aprende.

A lo largo de toda su vida, Montessori creyó en el valor de practicar juegos estructurados con los niños a manera de reforzar su aprendizaje.

Con cariño
Olivia Camacho Zárate
Guía de Casa de Niños de COEDI

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por participar en Coedi-Blog