domingo, 10 de abril de 2011

El Plato del Bien Comer

El Plato del Bien Comer es una representación gráfica que muestra la clasificación de los grupos de alimentos. Orienta sobre la variedad de éstos, cómo combinarlos y en qué proporción se deben consumir, tomando en cuenta las características y necesidades de los mexicanos, para favorecer una alimentación correcta (Norma Oficial Mexicana NOM 043-SSA2-2005, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud alimentaria. Criterios para brindar orientación).

La recomendación es combinar los alimentos, en cada comida, con base en el tipo y proporción que se muestran en el plato del bien comer.










Los alimentos se clasifican en tres grupos conforme a los nutrimentos que más contienen, a cada grupo se le asigna un color representativo:


Grupo 1. Color verde.
Verduras y frutas:
Fuente principal de vitaminas y minerales. Indispensables para regular las funciones vitales de los sistemas nervioso e inmunológico, y para los procesos de digestión y reparación del organismo; los alimentos de este grupo deben integrar la mayor parte de la alimentación diaria.

Grupo 2. color naranja.
Cereales y tubérculos:
Fuente principal de carbohidratos y vitaminas; proporcionan la mayor parte de la energía que necesitamos para estar sanos. En este grupo se encuentran los siguientes cereales: el maíz (en sus diferentes formas: tortillas, tamales, esquites, elotes, etcétera); el trigo (en forma de pan, galletas, pastas, etcétera) y otros, como el arroz, la avena, el amaranto y la cebada; en cuanto a los tubérculos, están la papa y el camote, entre otros; estos alimentos deben consumirse en cantidad suficiente pero sin que constituyan la mayor parte del consumo diario.

Grupo 3. Color rojo.
Leguminosas y alimentos de origen animal:
Representan la fuente principal de proteínas en la dieta. Son importantes para formar y reponer los tejidos del cuerpo. En las leguminosas están, por ejemplo, frijol, lenteja, habas, garbanzo y otros. Los alimentos de origen animal son carne, vísceras, huevos, leche, queso, pollo y pescado, principalmente. En este grupo se pueden incluir las oleaginosas, que aportan cantidades importantes de lípidos (grasas) esenciales para la vida; entre otras, tenemos el cacahuate, la pepita, el ajonjolí y la nuez; este tipo de alimetno debe consumirse poco y las leguminosas deben combinarse con los cereales para aprovecharlos mejor.


Puede descargar el documento completo en PDF: "Cómo preparar el refrigerio escolar y tener una alimentación correcta", editado por la SEP, haciendo click aquí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por participar en Coedi-Blog