martes, 30 de noviembre de 2010

¿por qué a mi hijo no le gusta ir a la escuela?

Con mucha frecuencia escuchamos a nuestros amigos comentar: "a mi hijo no le gusta ir a la escuela"; o bien, "me cuesta mucho trabajo que se levante temprano para ir a la escuela pero el fin de semana se levanta solito"; y así, por el estilo.

Aún cuando tal comportamiento puede deberse a una diversidad de causas, casi siempre está presente la circunstancia de que el niño asiste a una escuela "tradicional", en la que se realizan actividades genéricas para todos los alumnos, independientemente de sus gustos individuales y de su grado de madurez, de tal manera que es fácil que el niño se aburra o pierda el interés (si la actividad no representa para él un reto intelectual) o que se sienta apabullado por ir "más lento" que el resto del grupo (por requerir practicar un poco más una actividad previa o simplemente por tener su propio ritmo de trabajo distinto al general); la consecuencia es que el niño reacciona manifestando disgusto al tener que ir a la escuela y, consecuentemente, buscando la forma de retrasar el momento de llegar a ese lugar que no le presenta ningún interés.

Por ese motivo, en el modelo educativo Montessori el niño realiza sus actividades académicas en forma individualizada, para que pueda avanzar a su propio paso, además de proporcionarle materiales y herramientas que despiertan su interés, su curiosidad y su deseo por entender el porqué de las cosas... cada actividad representa un reto intelectual, adecuado a la edad, grado de madurez y desarrollo psicológico, social y afectivo del niño lo cual, combinado con la libertad de movimiento que goza en el ambiente (salón), permite que se sienta a gusto y feliz durante el tiempo que trabaja (sí, efectivamente, trabaja, y mucho) en la escuela, de tal manera que, por regla general, los niños que asisten a un colegio Montessori se levantan alegres y emocionados por llegar a su ambiente, para continuar sus actividades de descubrimiento del universo; en el modelo educativo Montessori, los niños aman su trabajo escolar y, como consecuencia, aprenden mejor y desarrollan sus potencialidades en forma armónica y plena.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por participar en Coedi-Blog